Novak Djokovic desarmó su equipo de trabajo, buscando regresar a la cima

A comienzos de diciembre del año pasado, Novak Djokovic anunció el fin de su vínculo con Boris Becker, como expresamos oportunamente, una de las sociedades más exitosas que ha dado el Tenis, con veinticinco títulos conquistados, seis de ellos de la categoría Grand Slam, con lo que el serbio se ubicó en lo más alto del ranking ATP, y todo eso en tan solo tres temporadas.

Cuando se produjo la separación, Djokovic ya había sufrido una baja importante en su rendimiento y esa situación se extendió al comienzo de la presente temporada, en la que solo ha ganado un torneo, fue el ATP 250 de Doha en enero, la única final que jugó hasta el momento, por cierto.

Este panorama y sus deseos de volver a estar en lo más alto, llevaron a Nole a dar un nuevo golpe, tanto o más duro que el anterior. A través de un comunicado, hizo público que ya no continuará trabajando con su equipo actual, integrado por Marian Vajda (quien oficia de entrenador desde 2006), Phil Gritsch (preparador físico), y Miljan Amanovic (fisioterapeuta).

El extenso texto divulgado por el serbio expresa “estoy eternamente agradecido… por esta década de amistad, profesionalismo y compromiso con mis objetivos profesionales… sé que dedicaron por completo sus vidas para ayudarme a alcanzar mi sueños… no fue una decisión fácil, pero todos sentimos que necesitábamos un cambio”. 

A horas del comienzo de una nueva edición del Masters 1000 de Madrid, donde Djokovic defiende el título, muchas son las conjeturas sobre el futuro del ex Nº 1 del mundo, aunque éste simplemente expresó “voy a tomarme un tiempo para encontrar a la persona adecuada, con la que pueda conectar profesionalmente… conozco el circuito y sé cómo manejar las rutinas diarias y no quiero precipitarme en mi decisión”, sentenció probablemente decidido a seguir los pasos de Juan Martín del Potro, que no ha conformado un equipo desde que regresó a la competencia.


Fotografía: Internet. Novak Djokovic desarmó su equipo de trabajo, entre ellos se despidió de Marian Vajda, su entrenador desde 2006.