NOTICIAS

Serena Williams y una temporada para el olvido

Mientras muchos esperaban que el US Open 2016 permitiera que finalmente Serena Williams superara a Steffi Graf en cantidad de Grand Slams ganados (actualmente empatan e 22), la norteamericana quedó eliminada por segundo año consecutivo en semifinales, el año pasado la responsable había sido Roberta Vinci, mientras que esta temporada no pudo con Karolina Pliskova.

Además de haberse quedado sin la posibilidad de conseguir su séptimo título en el US Open (ganó en 1999, 2002, 2008, 2012, 2013 y 2014), Serena sufrió otro duro golpe, sobre el que no quiso hablar en la conferencia de prensa posterior. Luego de 186 semanas cederá el puesto Nº 1 del ranking WTA, posición que ocupará a partir de mañana la alemana Angelique Kerber.

Aunque todavía queda un tramo importante de la temporada, más las Finales WTA donde defiende el título; la menor de las Williams sin dudas no guardará un buen recuerdo de este año, donde solo alcanzó 5 finales, de las cuales ganó apenas 2 (Wimbledon y Roma). Entre las 3 restantes figuran nada menos que dos Grand Slam: el Australian Open y Roland Garros, donde perdió con Kerber y Muguruza, respectivamente.

Es probable que para una múltiple campeona como Serena una temporada floja no sea tan preocupante como el otro factor que ha marcado su año en el circuito, las lesiones. Tuvo problemas con el hombro, a tal punto que se bajó de varios torneos, y actualmente lucha con molestias en su rodilla izquierda, según ella por allí se explica su rendimiento en los últimos partidos del US Open y sobre todo el que jugó con Pliskova.

Para ser justos, el 2016 sí ha dejado algo positivo para Serena Williams. Quienes siguen sus presentaciones de manera habitual habrán notado que la norteamericana fue modificando su forma de jugar y actualmente no basa su estrategia únicamente en la potencia de sus golpes, también se acerca a la red y apuesta a tiros de alta sensibilidad, sorprendiendo a sus rivales.


Fotografía: Internet. Serena Williams continúa sufriendo la temporada 2016, fue eliminada del US Open 2016 y perdió el Nº 1 del ranking WTA.