Pablo Cuevas se despidió de París, pero con la confianza recuperada

Todos los partidos en uno solo, así fue el duelo entre Rafael Nadal y Pablo Cuevas por la tercera ronda del Masters 1000 de París 2017. Ambos con momentos de gran nivel y otros que recordaban a sus peores desempeños. Hubo garra charrúa, pero también española; sobre todo cuando las ideas escaseaban y lo más importante era pasar la pelota del otro lado y confiar en el error del rival.

Nadal jugó probablemente uno de sus peores encuentros de las últimas semanas, en buena medida por el accionar del uruguayo, que parece haber recuperado la confianza y hasta se dio el gusto de hacer lujos, con una actitud que hacía dudar de si tenía plena conciencia de quién se encontraba tras la red. Cuevas fue otra vez de menos a más y el ibérico hizo el camino inverso, pero aún así se quedó con el triunfo.

En el primer set, Rafa no concedió oportunidades de quiebre y efectivizó una de las 4 que generó, fue en el cuarto game, ventaja que mantuvo hasta ganar la manga. En el segundo tramo, mientras el uruguayo crecía en su juego, su rival comenzó a decaer, particularmente a la hora del servicio. Nadal quebró en el tercer game, pero hubo una inmediata devolución de gentilezas por parte de Cuevas.

La paridad no volvió a romperse, aunque fue el tenista celeste el que estuvo más cerca de hacerlo. La definición llegó entonces por la vía del tiebreak, donde Nadal no pudo abrochar su victoria y Cuevas se dio vida en el encuentro.

A medida que el trámite avanzaba, se fue acentuando una molestia en la rodilla derecha del español, lo que profundizó aún más sus problemas a la hora de sacar. No obstante logró un temprano quiebre, en el tercer game, que lo dejó luego 3-0 arriba. Pablo, tras una intensa batalla, logró recuperar el quiebre en el quinto game, pero no pudo sostener su turno al servicio a continuación. A partir de allí Nadal mantuvo la diferencia hasta cerrar el marcador en 6-3, 6-7(5) y 6-3, tras dos horas y 20 minutos.

El triunfo había puesto a Rafael Nadal en los cuartos de final del Masters 1000 de París, donde debía enfrentar al serbio Filip Krajinovic, la sorpresa del torneo porque viene desde la etapa de clasificación; pero el español decidió retirarse del torneo para no agravar su problema.


Imagen: captura de TV. Pablo Cuevas y un pequeño lujo durante su partido con Rafael Nadal.