Entrevista: Fabrizio Santero, los "profes" también emigran

Lamentablemente nos hemos acostumbrado a que los jóvenes que quieren crecer como profesionales del deporte, deben emigrar. Aunque no trasciende tanto, ocurre lo mismo con aquellos que se dedican a la formación. Compartimos con ustedes una entrevista con Fabrizio Santero Trucido (que el próximo 5 de marzo cumple 25 años), quien actualmente se encuentra radicado en la ciudad de Ambato, Ecuador; donde trabaja como director de del área de Tenis del Club Tungurahua.

- ¿Cuándo y cómo te vinculaste al Tenis?:
Fue en el año 2003, a través de un programa gratuito de inclusión de chicos a este deporte, que implementó La Cabaña del Tenis. En ese entonces yo tenía 9 años y buscaba una disciplina que me ayudara a combatir el asma. Posteriormente mi profesor, Marcelo “pollo” Colina, me invitó a sumarme a los entrenamientos del club, recibiendo una beca de la institución y de su parte. A partir de allí cambió mi forma de encarar el juego, entrenaba de otra forma y con mayor intensidad. Eso dio paso a la participación en torneos internos, donde veía jugar a muchas personas a las que admiraba; y en competencias nacionales, donde me sentía como un profesional por poder viajar con el equipo del club, más aún cuando nos acompañaba el entrenador.

- ¿En qué momento decidiste dedicarte a ser profesor y cómo fueron esos primeros años?:
Me decidí a los 17 años. Siempre quise seguir los pasos de mi entrenador y, precisamente cuando él se mudó a otra ciudad; surgió la posibilidad de cubrir algunos horarios. Yo ya había dado clases a las escuelas, porque había un número importante de niños en el club; y si a eso le sumaba los años que llevaba entrenando, me permitía sentir que estaba preparado. Con unos amigos comenzamos planteando un entrenamiento diferente, con dos profesores para los grupos con físico específico y materiales adecuados, que abonamos en nuestros primeros meses de trabajo.

En ese momento, ya con 18 años, estaba haciendo el primer curso de Tenis con mi amigo y compañero de trabajo Lautaro Novo. Esos años fueron muy buenos, incluso gestionamos una ida a España a la Academia de Juan Carlos Ferrero, tuvimos la suerte de entrar y perfeccionarnos. Luego de eso, Lautaro decidió retirarse por temas de estudios, y tuve que seguir solo. En ese momento también tuve la oportunidad de hacer suplencias en el Carrasco Polo Club, gracias a Marcelo Aguirre.

- ¿A qué te dedicabas cuando surgió la posibilidad de probar suerte en el exterior?:
En realidad estaba en mi mejor momento en Uruguay. Tenía varios alumnos en La Cabaña, también formaba parte del staff de profesores del Club Biguá de Villa Biarritz. Me encontré con unos compañeros muy buenos, que me recibieron de la mejor manera. En poco tiempo, había logrado trabajar junto al director, Roberto Pavesio, ayudando en la pretemporada de competencia. Aunque trabajaba como suplente, estaba donde me gusta estar, con los jugadores de competencia.

También justo meses atrás había dejado de entrenar a una jugadora a la cual le dedicaba mucho tiempo. Ella decidió emigrar para mejorar, siguiendo mis consejos. Yo sabía que sería difícil volver a tener la oportunidad de estar con jugadores dedicados 100% a la competencia. Faltaba poco tiempo para quedar fijo en Biguá, pero tuve que decidir y, junto a quienes fueron especiales en este camino como Colina, Aguirre y Pavesio; cada uno con su grano de arena, me ayudaron a tomar la mejor decisión con diferentes puntos de vista, sabiendo que ellos están en la misma profesión, los escuche como si fuera la primera vez.

- ¿Cómo te llegó la oferta de trabajo en Ecuador y en qué consistía?:
Hice contacto con Rodrigo Teba, ex jugador uruguayo de Tenis, que estaba trabajando en Ecuador. Hablamos y le manifesté mi interés de emigrar en busca de mejorar, ya que el Tenis de competencia en Uruguay no va en evolución, son pocos los que se dedican, y por más que estaba en un momento bueno, era algo que siempre había soñado.

Al principio pensé que Rodrigo no se iba a acordar de mí, y supuse que debería tener muchos amigos que le estuvieran pidiendo lo mismo pero, sorpresivamente, un día trabajando me llega su mensaje de audio y allí comenzó todo. Él se iba a mudar a Quito y debía dejar a alguien en su lugar. Consistía en el puesto de director del área de Tenis, a cargo de dos entrenadores y un preparador físico (hoy en día son tres entrenadores de Tenis, con capacidad de la enseñanza física específica y general), con todo lo que el director debe de hacer: planes de entrenamiento anuales para formación y competencia, planificación de mejoras de la escuela, planes de mantenimiento de canchas, compra de materiales, entre otras.

- ¿Fue muy difícil tomar la decisión de abandonar el país?:
Muy difícil. Pero tuve que decidir en una semana. Pensando que era uno de mis sueños y el camino a las mejoras y al sueño más grande, parecía demasiado bueno como para dejarlo escapar. Pero mi país, sus hermosos lugares, mi familia, mis padres que justo obtuvieron su jubilación y era momento de disfrutarlos más, mis cuatro sobrinos que son pequeños (el más grande iba a cumplir 3 años en un par de meses) y mis queridos amigos. También todo lo que te rodea día a día, que al salir no te das cuenta de que esas pequeñas cosas son más de lo que parecen, como la querida Cabaña; o sin pensar en Tenis, la querida rambla.

- ¿En qué lugar de Ecuador estás instalado y con qué te encontraste allí?:
Vivo en Ambato, una ciudad al centro del país. Una ciudad bonita y con mucho poder. Me encontré primeramente con la altura que, incluso ya estando un año aquí, a veces se hace sentir. Una cultura diferente, las clases sociales muy diferentes, haciendo referencia a muy alto o muy bajo, poco se ve ese punto medio al que estamos acostumbrados en nuestro país.

- ¿Pudiste hacer una buena adaptación?, ¿extrañás mucho o aprendiste a manejarlo?:
La adaptación fue buena y rápida, soy una persona que se dedica a su trabajo hasta cubrir todos los detalles y, estar así, me ayudo a adaptarme rápidamente. Sí extraño mucho, el año pasado pude viajar cuatro veces a Uruguay, dos por mis vacaciones, una por fiesta de un año de una sobrina y otra por un curso ITF, que quería hacer desde hace años pero no había tenido la oportunidad.

Este año será un poco más duro, no viajaré todas esas veces donde recargaba energías para seguir. Aprendí a manejar el extrañar, pero sin dudas a veces pierdo el control. Por suerte, desde que llegué tengo mucho apoyo de parte de todos en el club y pude hacer buenos amigos como, por ejemplo, con Rodrigo y su pareja que me reciben en Quito y me sacan a conocer. Pero, desde hace unos meses, ya cuento con un apoyo distinto, que está ahí con un gran abrazo en cada momento, que el extrañar se hace difícil de manejar.

- Yendo específicamente a lo que tiene que ver con el Tenis, ¿con qué infraestructura cuentan?:
Me encuentro en un club de prestigio, de los más antiguos del país, con mucho poder. Un club cerrado para socios que cuenta con seis canchas de Tenis, dos de Fútbol, dos de Squash, un gimnasio muy bien equipado, tres piscinas, spa, peluquería, vestuarios, restaurante, salones para reuniones, salones de fiestas. Tengo un buen respaldo de materiales y eso hace que podamos cumplir con un gran trabajo.

- ¿Cómo es el nivel de los jugadores, comparándolos con los uruguayos?:
Hay muy buen nivel de jugadores, relativamente tiene que ver a la importancia que le dan al Tenis en el país; lo bien fomentado que está, la buena organización y planes de competencia de la Federación. Eso hace que, no solamente haya ahora una buena cantidad de jugadores, sino que permanentemente aparecen nuevos. Tienen una buena cantidad de torneos, en los que se combinan competencia y diversión.

Una situación que noté y que estoy tratando de cambiar, es que los chicos no parecen valorar todo el esfuerzo (sobre todo económico) que significa salir a competir, y eso muchas veces les quita el espíritu competitivo. Además, los padres están acostumbrados a viajar con sus hijos, lo que dificulta el desprendimiento, tan favorable y necesario. Por eso desarrollé un plan anual, para que tengan un panorama completo, abarcando las semanas de entrenamiento y las de competencia.


- ¿Cómo tomó la gente que cumplía tareas similares a la tuya la llegada de un extranjero?:
Al comienzo costó, pero se acostumbra que los Head Coach sean extranjeros. Pero si tuve una buena aceptación por parte de los entrenadores captando mis ideas para renovar y cambiar, pero sobre todo para acercar más jugadores.

- ¿Cómo se maneja la competición a nivel local e internacional?:
Las actividades varían de acuerdo a la edad de los jugadores. Por ejemplo se realizan festivales de pelota roja y naranja, que van de 6 a 11 años, en un formato de diversión donde se comienzan con juegos lúdicos, dedicados al físico donde trabajan enfocándose en la coordinación y la velocidad. También se puede observar juegos con mucha disciplina, compañerismo y competencia en equipos. Luego vienen los partidos cada uno en su nivel, con sus respectivas canchas y pelotas. Se juegan partidos cortos con puntuación normal en sistema de round-robin.

En Sub-10 se juega con pelota verde, en cancha grande, en sistema de competencia de round-robin tanto en singles como dobles, luego eliminación directa entre los clasificados. En Sub-12 se juega con pelota normal, con sistema de competencia de round-robin solo en singles, con eliminación directa, con los clasificados en primer puesto, dobles a eliminación directa desde el comienzo. En Sub-14, Sub-16 y Sub-18 se juega por eliminación directa, tanto en singles como en dobles.

Lo interesante es que hay cinco festivales y nueve torneos nacionales de Sub-10. Luego hay quince torneos nacionales para las categorías Sub-12, Sub-14 y Sub-16, las cuales se juegan en la misma semana y mismo club que brinda la posibilidad de jugar dos categorías. A su vez, estos torneos nacionales están divididos por grados, lo que corresponde a seis grados 3, cuatro grados 2 y cuatro grados 1, dejando un lugar para el absoluto de fin de año, algo así como el master como decimos en Uruguay. A su vez estos torneos nacionales pueden comenzar cualquier día de la semana, durando aproximadamente cinco días.

La diferencia es que en los grados 3 hay cuadros de 32 con alternantes (sin clasificación), se juega al mejor te tres sets, pero en caso de set iguales se define con un súper tiebreack. Los mejores 16 de cada categoría no pueden jugar, lo que brinda la posibilidad de jugar la categoría de arriba y poder ir haciendo el cambio de categoría integrándose de a poco, sin que los mejores jugadores te saquen en primera ronda. Los grado 2 y grados 1 dan más puntos, los mejores 16 si juegan, si hay clasificación para entrar al cuadro principal y los partidos se juegan a mejor de tres sets, con el tercer set normal.

Aparte de lo nacional, internacionalmente hay ocho torneos COSAT y cinco ITF que hacen de un calendario buenísimo para la evolución de los jugadores locales. Gracias al sistema de competencia nacional, al jugar cualquier grado 1 o grado 2, las salidas a torneos hoy en día son de 16 jugadores, en nuestro caso, con dos entrenadores y eso hace de una salida especial para cada chico por estar con todos sus compañeros en otro club, en otro lugar, por vivir días diferentes, nuevas experiencias, que nunca se olvidarán.

- ¿Qué evaluación hacés de lo que fue tu primera temporada trabajando en Ecuador?:
La verdad fue un excelente año el que culminó, obtuvimos muy buenos resultados con respecto a los juegos y buenos resultados en torneo en Sub 10, Sub12 y Sub-16, que eran los torneos a los cuales aplicábamos. Creo que puse mucho énfasis en el dobles, que es muy bueno y divertido; ayuda mucho al singles y tanto es así, que fue donde tuvimos más títulos en Sub-10 y en Sub-16 en muchos torneos y en los distintos grados. Individualmente nos pudimos quedar con un evento de la COSAT, en un enorme nivel de uno de nuestros chicos, pero no nos pudimos quedar con el nacional, aunque varias veces llegamos a la final.

Comenzamos el año con varios chicos en buenos puestos de los rankings y esperemos seguir así, esforzándonos para que tengan ese sueño que es mutuo del sudamericano. Los pequeños de formación, que son muchos, vienen creciendo y mejorando día a día y eso nos deja súper contentos y con ganas de seguir adelante con este lindo proceso.

- Poniendo sobre la balanza los bueno y lo malo que viviste en este tiempo, ¿recomendarías a otros que sigan el mismo camino, si tienen la posibilidad?:
Sin duda que sí y lo hice varias veces. Por suerte pude ayudar a un profe amigo, que hoy trabaja en Quito. Y he intentado dar algunas hojas de vida a donde se necesitaba de distintos profes que me manifestaron su interés de salir, luego de verme por aquí.

- ¿Cómo es una jornada de trabajo tuya hoy en día?:
De lunes a viernes de 15:30 a 16:30 la escuela de formación y de 16:30 a 19:00 el Tenis de competencia. Los sábados de 9:00 a 10:30, Tenis de competencia. Sin dudas, mi cargo me demanda mucho más tiempo de trabajo en las planificaciones, organizaciones de viajes, inscripciones a torneos, contacto con socios y padres, torneos en el club. Pero a su vez, tengo cuatro o cinco horas (según el día) de clases particulares con chicos de competencia de lunes a sábados.

- ¿Tu objetivo a largo plazo es regresar al Uruguay o preferís continuar creciendo, aunque eso signifique estar lejos?:
Si pudiera seguir creciendo en mi país, sería lo mejor. Sin duda lo he pensado mil veces, buscándole la vuelta y las oportunidades que tendría, pero sin duda volvería a estar en 3 o 4 clubes, sobreviviendo como así fue desde el comienzo, no es que esté mal, pero a veces es insalubre. Si fuera por crecer, iría a dónde se den las oportunidades, pero si fuera Uruguay, sería maravilloso.

- ¿Cuáles son tus planes para este año?:
Culminar otro año de buenos resultados, de buen proceso y de satisfacción para todos. Logrando las metas de los chicos y padres que también son mías y de todos los entrenadores. Intentar estar en el Sudamericano como capitán, como ya le presente mi postulación a la AUT. Seguir apoyando a la mejora de nuestro Tenis, desde acá. Salir a competir fuera en torneos COSAT e ITF, con el gran equipo de jugadores que tenemos. Seguir creciendo y actualizando mis conocimientos, como ya lo estoy haciendo con algunos cursos online y ojalá puedan seguir saliendo algunos cursos ITF, ya que por acá se encuentran mucho más.